Esclarecer la confusión sobre el RMS y defender su viabilidad futura

Un seminario celebrado el pasado miércoles en el Parlamento Europeo arrojó algo de luz sobre uno de los conceptos más complicados de la reforma de la Política Pesquera Común, el RMS, y propuso el empleo de financiación transitoria para llevarlo a cabo.

[Diapositivas de PowerPoint y audio más abajo]
La propuesta de la Comisión según la cual las poblaciones de peces deberían alcanzar en 2015 niveles que les permitan producir un rendimiento máximo sostenible (RMS) ha generado mucha controversia. Algunos Estados miembros han indicado que es inviable.

Sin embargo, el concepto de RMS abarca tanto la biomasa como la mortalidad por pesca, y, aunque alcanzar el objetivo de biomasa para 2015 sería imposible en el caso de muchas poblaciones, sí que podría lograrse el objetivo de mortalidad.

En primer lugar, deben aclararse dos conceptos: Brms es la biomasa (el peso de todos los peces) que una población de peces debe tener para producir un RMS. Frms es la mortalidad por pesca (la cantidad de peces que mueren a causa de la pesca) que permitiría que la población de peces creciera al tamaño Brms.

Las ventajas del RMS

El pasado miércoles, el científico Rainer Froese declaró en el seminario celebrado en el Parlamento Europeo que «Lo que más me sorprendió cuando empecé a estudiar las poblaciones de peces europeas, fue que la presión pesquera en Europa era 2,5 veces superior a la recomendada».

«Si todas las poblaciones se gestionaran teniendo en cuenta el RMS, conseguiríamos cerca de 13 millones de toneladas de pescado cada año. En la actualidad la cifra que obtenemos es la mitad y además está disminuyendo», aseguró Rainer Froese.

Continuó explicando que los Estados miembros de la UE cuentan con la obligación jurídica de alcanzar un RMS, dado que han firmado tratados internacionales como la Convención de de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y la Declaración de Johannesburgo.

Froese añadió que con poblaciones con una biomasa superior al RMS, las capturas serían más estables y los beneficios del sector se incrementarían, a la vez que se conseguiría un ecosistema marino más saludable. Sin embargo, el problema es cómo llegar ahí.

Según los economistas, cuanto más rápido se logre el RMS, mayores serán los beneficios. Detener todas las actividades pesqueras de uno a tres años sería la forma más rápida de lograrlo, pero incluso una pequeña reducción en las capturas proporcionaría un amplio incremento de la biomasa, garantizó Froese.

Una aclaración sobre la propuesta de la Comisión

Joost Paardekooper, funcionario de la Comisión, declaró que «En los últimos meses hemos descubierto que muchas personas opinan que la Comisión ha adoptado una postura extremadamente estricta respecto al RMS por el hecho de haber omitido las palabras “en aquellos casos en los que sea posible”».

Se trata de un malentendido, afirmó. Aunque la convención de Johannesburgo indica que la biomasa Brms debería alcanzarse en 2015 «en aquellos casos en los que sea posible», la Comisión desea alcanzar la presión pesquera Frms para ese año, lo que implica que las reducciones iniciales de los niveles de capturas no serán tan drásticas como lo serían con la Brms.

«Nos hemos decantado por esta estrategia gradual porque la Comisión también tiene una responsabilidad social. No podemos adoptar medidas demasiado perjudiciales, no sería socialmente responsable y a menudo ha demostrado ser innecesario», aseguró Joost Paardekooper.

Los pescadores se ven forzados a alcanzar otra cima

Javier Garat, responsable de la organización de pescadores Europêche, declaró que por lo general los pescadores no debaten acerca del RMS dado que no lo comprenden.

A pesar de que el RMS es una obligación en diversos acuerdos internacionales, «debemos recordar que hasta hace dos o tres años este objetivo no figuraba entre los de la Unión Europea. En los planes de gestión desarrollados tras la reforma de la PPC en 2002, el objetivo eran los límites biológicos de seguridad (LBS), no la RMS», recordó Javier Garat.

Puso como ejemplo el caso del plan de recuperación de la merluza del norte, para el que se estableció un objetivo de límites biológicos de seguridad (LBS). Se redujo la actividad pesquera, se desguazaron embarcaciones y se perdieron trabajos, pero gracias a ello la recuperación de la especie fue muy alta.

«Los pescadores estábamos intentando escalar una montaña en cuya cumbre se alzaban los LBS», explicó Javier Garat. «Algunos se quedaron sin trabajo. Y cuando alcanzamos la cima, cumpliendo con el plan de recuperación y con mejores resultados de los esperados, se nos dijo “lo sentimos, ahora tenéis que escalar la siguiente cumbre”, que fue el RMS. Los pescadores no lo comprendieron, pero esta era la realidad de la política».

Está claro, afirmó Javier Garat, que es imposible oponerse a una situación con RMS, en la que las capturas y los beneficios crezcan debido al aumento de las poblaciones de peces. Sin embargo, preguntó, «¿Qué ocurre con los pescadores que deban reducir su actividad durante el período de transición?».

Préstamos de transición

«Una opción consistiría en que los políticos concedieran préstamos sin ningún tipo de interés a los pescadores a cambio de permanecer en puerto. Estos podrían devolverse cuando las poblaciones hubieran crecido y se pudiera retomar la actividad pesquera. Eso es lo que considero que deberían solicitar», declaró Rainer Froese.

El eurodiputado Chris Davies abogó por un nuevo escenario en el que un Estado miembro pudiera acordar con los bancos las garantías necesarias para los préstamos, y la eurodiputada Isabella Lövin afirmó que, teniendo en cuenta la velocidad de recuperación de las poblaciones y la cantidad de subvenciones actuales a la pesca, se podrían redirigir parte de los fondos a este tipo de préstamos.

El caso australiano de rendimiento económico máximo

Nick Rayns, Director Ejecutivo del Organismo de ordenación pesquera de Australia, hizo una ponencia sobre la gestión pesquera australiana, en la que se realizó un cambio notable en 2005.

«Deseamos alcanzar el rendimiento económico máximo (REM). No perseguíamos capturar todo el pescado que quisiéramos, sino la cantidad necesaria para obtener los mayores beneficios», aclaró Nick Rayns.

Australia aplica el criterio según el cual la posibilidad de que las poblaciones caigan por debajo de sus objetivos debe ser inferior al 10%.

La biomasa del REM (Brem) es superior a la del RMS (Brms). Las capturas son más sencillas para el sector y eso maximiza los beneficios pesqueros.

La introducción del nuevo sistema se acompañó de un plan de retiro voluntario en el que se ofrecían compensaciones a aquellos pescadores que decidieran cesar su actividad. Tras 2005 se ha producido un aumento de los beneficios en Australia.

>>Descarga de la presentación PowerPoint de Rainer Froese (PDF)

>>Descarga de la presentación PowerPoint de Nick Rayns (PDF)

>> Resumen más detallado del seminario (PDF)

>>Imágenes del seminario (Flickr)

>> Audio: Ponencia de Froese (MP3)

>> Audio: Ponencia de Garat (MP3)

>> Audio: Ponencia de Rayns (MP3)

>> Audio: Ponencia de Paardekooper (MP3)

>> Audio: Todas las ponencias en francés (MP3)

Axel Naver

Be Sociable, Share!

Elección del editor


« Newer items | Older items »