¿Qué es la PPC?

INTRODUCCIÓN

La Política Pesquera Común (PPC) es el método que la Unión Europea utiliza para organizar las actividades pesqueras de la UE: quién puede pescar y dónde, cómo y cuándo. El espacio marino de Europa, grande y variado, es un recurso compartido al que todos los Estados miembros de la UE tienen acceso, por lo que la PPC debe establecer normas con objeto de regular las actividades pesqueras y así prevenir la sobrepesca y lograr seguridad económica y social para las comunidades pesqueras. La PPC también regula los barcos de la UE que faenan en distintas partes del mundo, así como los mercados de productos pesqueros y la acuicultura. Las actividades pesqueras tienen un gran impacto en los hábitats marinos y en todo tipo de especies del océano, de modo que la PPC debe asegurarse de que este impacto de la pesca sobre el medio ambiente marino sea mínimo. Prácticamente todas las decisiones relacionadas con la política pesquera son tomadas a nivel de la UE por los Ministros de los Estados miembros; y el Parlamento Europeo y todos los Estados miembros de la UE deben atenerse al mismo conjunto de normas.

La PPC representa una política compleja, con más de 300 piezas legislativas que regulan las 85.000 embarcaciones pesqueras de la UE, desde lanchas motorizadas, con un solo pescador provisto de una pequeña red que no se alejan más de 10 km del puerto hasta buques-fábrica de 140 metros de eslora, que faenan por todo el mundo en alta mar y en aguas de países que no pertenecen a la UE.

¿CÓMO FUNCIONA LA PPC?

Nota: Este artículo describe la actual PPC que funciona desde enero de 2012, antes de que la reforma entrase en vigor.

Los objetivos e instrumentos básicos que se utilizan para regular la actividad pesquera de la UE están expuestos en el Reglamento Marco de la PPC: Reglamento N° 2371/2002 del Consejo sobre la conservación y la explotación sostenible de los recursos pesqueros en virtud de la Política Pesquera Común. Este reglamento marco se revisó por última vez en 2002 y se está revisando de nuevo en 2011–2012.

El objetivo principal de la PPC es asegurar un uso de los recursos pesqueros que sea viable en términos económicos, sociales y medioambientales. En la actualidad, los responsables políticos centran sus esfuerzos en el objetivo de desarrollar la PPC de una manera que equilibre la obligación de pescar de manera sostenible y la protección de las reservas pesqueras, y que al mismo tiempo garantice que las actividades pesqueras sigan siendo rentables.

La política se puede dividir en 4 pilares básicos:

Política de Conservación - la gestión de la pesca para controlar el tamaño de las capturas y cómo se llevan a cabo, a fin de prevenir la sobrepesca y los daños en el entorno marino;

Política Estructural – las normas que garantizan el equilibrio entre las capturas y los recursos pesqueros disponibles. En este ámbito se incluyen también el desarrollo de la acuicultura, las actividades de procesado y la modernización del sector.

Política de Mercado - las normas e iniciativas encaminadas a garantizar el suministro de pescado, estabilizar los precios, vigilar la calidad de los productos y mantener sueldos razonables en el sector.

Política Externa - la regulación de las actividades de las embarcaciones de la UE en aguas externas, ya sea en alta mar o en aguas de otros países.

Los responsables políticos disponen de varios instrumentos para regular la pesca y las actividades relacionadas con ella. A continuación se presenta un resumen de los principales:

Los TAC y las cuotas

Los Totales Admisibles de Captura, o TAC, se refieren a las cantidades máximas fijadas para una población de peces determinada durante un espacio de tiempo también determinado. Los TAC para muchas especies comunes son fijados anual o bianualmente por el Consejo de Ministros (que previamente recibe asesoramiento de científicos y una propuesta de la Comisión Europea). El TAC luego se divide entre los Estados miembros de la UE conforme a un principio de “estabilidad relativa”. Bajo este principio, que constituye un punto clave de la PPC, los Estados miembros reciben un porcentaje fijo del TAC de una reserva pesquera, porcentaje que se basa en el historial de actividad pesquera de la flota, también llamado “histórico de capturas”.

Medidas técnicas

Las medidas técnicas de conservación se establecen para determinar los métodos de pesca y así procurar, en la medida de lo posible, extraer solamente los “peces objetivo” y evitar otros como, por ejemplo, los ejemplares inmaduros o las especies que no se desea pescar, entre ellas los mamíferos y las aves (la denominada “captura accesoria”). Las medidas técnicas incluyen restricciones relativas al tipo de red que se utiliza, el tamaño mínimo de malla y las zonas prohibidas.

Gestión de la flota pesquera de la UE

La PPC debe alcanzar un equilibrio entre la capacidad de la flota comunitaria y la cantidad de recursos pesqueros. Las medidas de gestión van dirigidas a reducir el tamaño de la flota, que actualmente es demasiado grande en relación con los recursos disponibles. La flota pesquera nacional de cada país queda limitada por la regulación de la capacidad total de la flota comunitaria. La capacidad retirada por medio de ayudas públicas no se sustituye y el tamaño máximo de la flota autorizada para un país determinado se reduce automáticamente en proporción a la capacidad retirada con dichos fondos públicos. Además, cualquier capacidad nueva tendrá que compensarse con un volumen equivalente de capacidad que no se beneficia de ayudas financieras. No obstante, si bien los Estados miembros están obligados a ajustar su capacidad pesquera a los recursos disponibles, no existen objetivos de reducción de flota vinculantes.

Medidas financieras

El instrumento financiero de la PPC es el Fondo Europeo de Pesca (FEP). Con un presupuesto de 3.800 millones de euros para el período 2007-2013, el propósito de las subvenciones de pesca es ayudar a conseguir los objetivos de la PPC. La principal función del FEP es apoyar los objetivos de reducción de la capacidad pesquera de la PPC, financiando para ello la retirada de embarcaciones a fin de reducir el tamaño de la flota (retirada del sistema). Otras áreas en las que el FEP opera son: el fortalecimiento de la competitividad del sector, el desarrollo sostenible de las regiones costeras y medidas para promover la protección ambiental.

Control

Un elemento importante de la PPC es el cumplimiento de las normas y la prevención de la pesca ilegal. El Reglamento de control de la pesca comunitaria, que entró en vigor en enero de 2010, está diseñado para garantizar que se cumplan las normas de la PPC.  Aunque el cumplimiento de las normas de pesca es responsabilidad de los Estados miembros, el Reglamento fortalece el papel de los inspectores de la UE, permite mejorar la trazabilidad de los productos pesqueros y otorga a la Comisión el poder de negar subvenciones a los Estados miembros que no cumplan las reglas de la PPC. La Agencia de Control de Pesca de la UE, abierta en 2007, trabaja para coordinar la inspección y el control en toda la Unión Europea, aumentando así la eficacia de las medidas de vigilancia.

La regulación de la UE sobre la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) entró en vigor en enero de 2010. Su objetivo es luchar contra la pesca ilegal controlando para ello, en los puertos de la UE, la captura efectuada por buques de terceros países y el comercio de productos de pesca marina dentro y fuera de la UE.

Consideraciones medioambientales

En virtud de la PPC, existe una obligación legal de proteger el medio marino. La política debe utilizar un “enfoque de conservación” a la hora de tomar medidas, y desarrollar una gestión de la pesca basada en los ecosistemas. Asimismo, deben tomarse medidas para eliminar los impactos que la pesca tiene en el entorno marino.

La PPC debe además tener en cuenta y cumplir las obligaciones y objetivos de las políticas medioambientales de la UE relacionadas con el medio marino. Por ejemplo, de acuerdo con la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina, los Estados miembros deben alcanzar un “estado ecológico satisfactorio” de las aguas de la UE para el año 2020. De este modo, la PPC deberá alinearse con los objetivos de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina.

Relaciones internacionales

Los pesqueros de la UE faenan en todo el mundo, en alta mar y en aguas de terceros países. Dado que la UE goza de una competencia exclusiva en materia de pesca, la Comisión Europea, en nombre de la UE, negocia “Acuerdos de asociación bilaterales en el sector pesquero” con gobiernos de terceros países para permitir a las embarcaciones de la UE pescar en sus aguas. A menudo, los derechos de pesca se conceden a cambio de pagos financieros por parte de la UE, como en el caso de los acuerdos concluidos con una serie de estados de África Occidental. Otras veces se trata de un intercambio de derechos de pesca, como sucede con el acuerdo firmado con Noruega.

El espacio de alta mar no pertenece a ningún Estado, por lo que a menudo se reúnen grupos de países para organizar cómo debe funcionar el sector pesquero en estas zonas. Las denominadas Organizaciones Regionales para la Gestión de la Pesca (ORGP) procuran establecer un marco para el diálogo y la concertación, a nivel internacional, sobre cómo se debe administrar la pesca en estos lugares. Los representantes de la Comisión Europea participan en las ORPG de los países en cuyas aguas faenan buques de la UE.

FECHAS CLAVE DE LA PPC

1957 – El Tratado de Roma alude a la necesidad de una Política Pesquera Común (PPC).

1970 – Se establece el principio de igualdad de acceso a las aguas de todos los Estados miembros, exceptuada la franja costera.

1976 – Los Estados miembros amplían sus derechos a los recursos marinos de 12 a 200 millas náuticas, con arreglo a los acuerdos internacionales.

1983 – La PPC queda formalmente establecida. Se acuerda la primera regulación básica y se introducen los TAC y las cuotas, así como la política estructural.

1992 – Primera revisión de la PPC. Se intenta restablecer el equilibrio entre reservas y recursos.

2002 – Segunda revisión de la PPC. Regulación Básica Revisada, por la que se establece que la PPC debe proteger y conservar los recursos marinos vivos y minimizar el impacto de la actividad pesquera en los ecosistemas marinos. Reforma de las medidas estructurales con la retirada paulatina de los fondos públicos destinados a construir buques y modernizarlos. Creación de los Consejos Consultivos Regionales (CCR) para impulsar la participación de todos los grupos interesados en la elaboración de las políticas. La PPC actual funciona bajo esta regulación básica.

2012 – Tercera revisión de la PPC. Los pilares de la política de conservación y de la flota deberán revisarse en 2012, como requisito legal.

EL PROBLEMA DE LA PPC

Veintisiete años después de que la PPC se estableciera formalmente, sigue siendo una de las políticas más controvertidas y polémicas. Nadie está satisfecho con lo que se ha conseguido hasta ahora y todos, Estados miembros, pescadores, ambientalistas, científicos y terceros países, coinciden en la necesidad de una reforma fundamental.

La PPC no ha conseguido garantizar que la actividad pesquera de la UE sea sostenible en el ámbito medioambiental ni en los ámbitos económico y social:

  • Antes de la Reforma, la propia Comisión declaró que el 88% de las poblaciones de peces de Europa estaban sobreexplotadas, en comparación con la media mundial del 25%. Según datos actualizados presentados por la Comisión en 2011, el 82 por ciento de las poblaciones de peces en el Mediterráneo y el 63 por ciento en el Atlántico sufren de sobrepesca.
  • A pesar de que la UE se ha gastado millones en subvenciones para impulsar la reducción de las flotas pesqueras, sigue habiendo demasiadas embarcaciones que compiten por los menguantes recursos pesqueros – se estima que sobra el 40% de la flota. Según un informe de la Comisión publicado en 2008, la flota pesquera de la UE solamente se ha reducido en un 2-3% anual desde la última reforma ( 2002).  Sin embargo, se estima que esta reducción, ya de por sí mínima, ha sido neutralizada por los avances tecnológicos y la mejora en la eficiencia de las flotas pesqueras. Se calcula que este “progreso tecnológico” es de un 2 a un 4% anual.
  • La UE no consigue pescar siquiera la mitad del pescado que se consume en sus países miembros: el 60% de los productos de pesca son importados de terceros países.
  • A menudo, los TAC y las cuotas que se acuerdan superan las cantidades aconsejadas por los científicos. Según los datos de la Comisión (Declaración Política sobre las posibilidades de pesca para 2009) los TAC acordados por el Consejo son, por término medio, un 48% más elevados que los recomendados por los científicos para que las capturas sean sostenibles. En noviembre de 2011, un grupo de científicos concluyó que en un 68 por ciento de los casos el Consejo acordó los TAC por encima de los niveles recomendados.
  • Gran parte de la flota pesquera de la UE no es viable económicamente y opera con beneficios mínimos o incluso con pérdida. Entre 2003 y 2007, según la Comunicación de la Comisión sobre las posibilidades de pesca para 2010, el saldo positivo de muchas flotas pesqueras que consiguieron beneficios acababa siendo negativo si se deducían los ingresos adicionales recibidos a través de subvenciones directas, que se estimaba eran del 10 al 20 por ciento. En 2009, toda la flota de la UE estaba perdiendo un 4,6 por ciento si no se tenían en cuenta los ingresos provenientes de las subvenciones directas.
  • No se ha progresado para paliar el impacto de la pesca en el medio marino; solo una pequeña fracción de las aguas de la UE está siendo protegida de las prácticas de pesca dañinas.

¿POR QUÉ NO FUNCIONA LA PPC?

Se han enumerado muchas razones por las que la PPC no ha alcanzado sus objetivos, entre ellas las siguientes:

  • La PPC tiene un ámbito de aplicación muy amplio, con objetivos contradictorios y sin ningún tipo de jerarquía entre ellos. Los responsables políticos se ven obligados a buscar un difícil equilibrio entre la protección medioambiental y las necesidades sociales y económicas.
  • Los responsables políticos toman decisiones basadas en necesidades a corto plazo, en lugar de pensar en las ventajas a largo plazo.
  • La política está demasiado centralizada y es demasiado general para que funcione de manera eficaz en todas las regiones marinas de la UE.
  • Las subvenciones económicas han permitido que las flotas pesqueras sigan funcionando a pesar de la disminución de las reservas pesqueras.
Be Sociable, Share!

Cómo funciona la PPC

  • El papel del Consejo de Ministros
  • El papel del Parlamento Europeo
  • El papel de la Comisión Europea
  • ¿Qué es la PPC?

« Newer items | Older items »