Preludio de la reforma de 2012

¿POR QUÉ LLEVAR A CABO UNA REFORMA DE LA PPC EN 2012?

En 2012, al cabo de diez años de la anterior revisión (2002), deberán revisarse, por obligación legal, las cuestiones de la PPC relacionadas con la conservación de las poblaciones de peces y la capacidad de la flota. Desde la entrada en vigor de la PPC en 1983, dichas cuestiones se han venido revisando cada diez años para hacer frente a distintos cambios en las circunstancias, como por ejemplo el descenso de las poblaciones de peces, los cambios en la capacidad de la flota pesquera de la UE o la incorporación de nuevos Estados miembros.

Sin embargo, la Comisión Europea ya ha advertido que, a causa de los muchos problemas relacionados con la pesca en la UE, y en vista de la incapacidad de la PPC para garantizar una pesca sostenible, esta vez será necesario ir “más lejos”. La próxima revisión servirá para llevar a cabo una importante reforma de la PPC que abarcará muchos aspectos de la política actual.

CRONOLOGÍA DE LA REFORMA

  • Abril – diciembre de 2009 – Consulta a los grupos de interés sobre la reforma de la PPC de 2012
  • Principios de 2010 – Publicación de un resumen y un análisis de la Comisión con los resultados de dicha consulta
  • 2010 – Reuniones de la Comisión con los grupos de interés de los Estados miembros
  • Julio de 2011 – La Comisión publica el paquete de reformas
  • 2011 y 2012 – A través de un proceso legislativo (procedimiento de codecisión entre el Parlamento Europeo y el Consejo), se presentará un borrador de la propuesta.
  • La PCP revisada fue planeada originalmente para entrar en vigor el 1 de enero de 2013, pero la reforma continuará en 2013. Para más información ver el calendario más detallado para el Parlamento Europeo.

El 13 de julio de 2011, la Comisión Europea adoptó y presentó la primera parte de la propuesta de reforma de la PPC. La parte final de la propuesta se presentó el 2 de diciembre de 2011. En total, la Reforma de la PPC consta de seis partes.

Para ponerse al día de lo que ha sucedido desde el 13 de julio de 2011, puede revisar el resumen de los acontecimientos principales de la reforma hasta entonces. Más abajo encontrará una descripción de los progresos más importantes que resultaron en la presentación del paquete de reformas.

LECCIONES DE LA REFORMA DE 2002

La última gran reforma de la PPC data de 2002, y en ella se llevaron a cabo enmiendas significativas en el marco regulador de la PPC y en el reglamento sobre los Fondos Estructurales.

La nueva regulación, además de fijar objetivos medioambientales para la PPC, establecía, entre otros, el compromiso de desarrollar planes multianuales de gestión y recuperación de las poblaciones y el compromiso de adoptar una estrategia preventiva e implementar un enfoque basado en el ecosistema para gestionar la pesca. Se adoptaron nuevas normas para limitar la capacidad de pesca y se acordó retirar paulatinamente las subvenciones para la construcción de buques y para la modernización de la creciente capacidad. Además, gracias a la creación de siete Consejos Consultivos Regionales, se potenció la participación de los grupos de interés y se aumentó la transparencia de la política.

No obstante, pese a la introducción de estas medidas que pretendían “asegurar la explotación de los recursos acuáticos vivos y apoyar la acuicultura para aportar la sostenibilidad necesaria en los planos económico, social y medioambiental”, tal como se expone en la Regulación de la PPC, las poblaciones de peces han seguido deteriorándose, la rentabilidad de la pesca no ha dejado de disminuir, las comunidades pesqueras han seguido decreciendo y se ha prestado muy poca atención al entorno marino. Todo esto ha llevado a la necesidad de plantear una nueva reforma radical.

Aunque en teoría las mejoras acordadas en 2002 parecían muy positivas, en la práctica no se han llevado a cabo de manera eficaz. El enfoque basado en el ecosistema y el enfoque preventivo siguen siendo, en gran medida, letra muerta. Se han establecido planes multianuales de recuperación y gestión de la pesca, pero sólo para algunas reservas. Las subvenciones para la construcción y modernización de la flota se han retirado legalmente, pero se han creado nuevas normas que hacen que las subvenciones sigan vigentes.

A pesar de los cambios radicales que se han introducido en las normas, el problema persiste: no se han abordado los fallos estructurales de la PPC, falta voluntad política para su puesta en práctica y la PPC carece de objetivos claros.

MODIFICACIONES ANTES DE JULIO DE 2011

En septiembre de 2008, la Comisión publicó una evaluación intermedia de la Política Pesquera Común. El documento de trabajo de la Comisión, de nueve páginas de extensión, describe sin ambages los muchos fracasos de la PPC, entre ellos:

  • La flota pesquera europea puede tener, en muchos casos, un impacto negativo en las poblaciones de peces, ya que el volumen de las capturas es de dos a tres veces superior al nivel sostenible. Las subvenciones han contribuido a ello.
  • El 30% de las reservas para las que se dispone de datos se encuentran fuera de los niveles biológicos seguros. Esto significa que la pesca del 30% de nuestras reservas ha sido tan intensa que la productividad futura de dicha población está amenazada, ya que su capacidad de reproducción se ha reducido.
  • Durante muchos años, las decisiones del Consejo se han basado, en gran medida, en preocupaciones acerca del impacto económico y social que pudiera tener a corto plazo la reducción de la actividad pesquera y de la capacidad de la flota. Esto ha llevado a optar por soluciones a corto plazo en lugar de mejoras a largo plazo.

El hecho de que la Comisión Europea realizara una evaluación pública tan crítica de la política de la UE es algo excepcional.

No obstante, tampoco fue ninguna sorpresa. Ya en diciembre de 2007 el Tribunal de Cuentas, la institución de la UE encargada de controlar que el presupuesto de la UE se utilice de manera adecuada, publicó un informe muy crítico sobre el control y las cuestiones de cumplimiento de la PPC. En resumen, decía que si las actuales deficiencias de la PPC persisten, ello “acarreará graves consecuencias no sólo para los recursos naturales, sino también para el porvenir de la propia industria pesquera y de los territorios vinculados a ella”.

A principios de 2007, apareció un estudio independiente (encargado por la Comisión Europea) bajo el título Reflexiones sobre la Política Pesquera Común, de Michael Sissenwine y David Symes. Dicho estudio criticaba severamente la PPC, ponía en evidencia “la incapacidad para prevenir la reducción de las poblaciones de peces más importantes, la creciente inestabilidad dentro del sector y el continuo deterioro del medio marino”, y destacaba la necesidad de medidas urgentes para remediar la grave situación actual.

EL LIBRO VERDE

El 22 de abril de 2009, la Comisión publicó el Libro Verde sobre la Reforma de la PPC, que marcó el principio del proceso de “consulta en línea” mediante el cual se invitaba a las partes y grupos interesados a enviar sus opiniones antes de que la Comisión preparara el borrador de la legislación.

Un Libro Verde de la Comisión Europea es un documento de diálogo que presenta ideas y que tiene el objetivo de estimular el debate e invitar al público a expresar sus opiniones. El Libro Verde sobre la PPC expone distintas razones del fracaso de la política, enumera posibles áreas prioritarias y formula una serie de preguntas a los grupos de interés acerca de las medidas que se deberían tomar. Los grupos de interés tuvieron hasta el 31 de diciembre de 2009 para responder a la consulta y todas las respuestas se han publicado en Internet.

En el Libro Verde, la Comisión identifica 5 fallos estructurales de la PPC que deben solucionarse:

  • El problema fundamental del exceso de capacidad de la flota;
  • La falta de precisión de los objetivos fijados, que no proporcionan una guía suficiente para tomar decisiones acertadas y aplicarlas debidamente;
  • Un sistema de toma de decisiones que se centra en objetivos a corto plazo;
  • Un marco que no otorga suficiente responsabilidad al sector;
  • El incumplimiento de la legislación establecida y la falta de voluntad política para garantizar su respeto por parte de todos los actores del sector.

En abril de 2010 la Comisión publicó un análisis de las propuestas recibidas durante la consulta en línea.

Muchas de las propuestas de los grupos de interés, así como las posturas iniciales de los Estados miembros, coinciden con el análisis de la Comisión en lo referente a la existencia de una crisis y a la necesidad de una reforma para conseguir una pesca sostenible en la UE. Sin embargo, las opiniones difieren, bajo muchos aspectos, en cuanto a las medidas que hay que llevar a cabo para conseguir los objetivos fundamentales. Todavía queda mucho trabajo por delante (debates, negociaciones y trámites) antes de que estas afirmaciones y opiniones se conviertan en ley a finales de 2012 y en política operativa durante los años siguientes.

La Comisión no se posiciona políticamente en un “libro verde”, ni tampoco presenta un plan de acción; para ello, primero hay que cerrar la consulta. Sin embargo, en su página Web sobre la reforma de la PPC, la Comisión sí expone su opinión con respecto a las prioridades de la reforma para hacer frente a los fallos estructurales de la PPC:

  • Acabar con el exceso de capacidad de la flota;
  • Reorientar el objetivo principal de la PPC para mantener unas poblaciones de peces sanas y sostenibles;
  • Adaptar la gobernanza de la pesca para que deje de estar centralizada por el control del Consejo de Ministros de Pesca y se encamine hacia una aplicación territorial de los principios definidos a nivel comunitario;
  • Implicar más al sector en la gestión de recursos y en la aplicación de la PPC;
  • Desarrollar una cultura de respeto de las normas.

RESPUESTAS AL LIBRO VERDE

POSTURA DE LOS ESTADOS MIEMBROS

Ya en 2010, varios Estados miembros expusieron sus prioridades más importantes y las cuestiones que consideraban más críticas de cara a las largas negociaciones que se anuncian. Si bien los Estados miembros convienen en la urgencia de una reforma y, sobre todo, en la necesidad de abordar cuestiones como el exceso de capacidad de la flota y la sobrepesca, la divergencia de opiniones es tal que se prevé una reforma con intensas negociaciones.

Por ejemplo, las normas relativas a los derechos de pesca de la UE están provocando debates muy intensos. Algunos países, entre ellos España, se pronuncian por la introducción de un sistema basado en derechos de pesca transferibles, es decir, derechos de propiedad sobre las poblaciones de peces. Otros países, entre ellos Francia, rechazan de manera categórica una acción como esta para un recurso público e insisten en la necesidad de mantener un sistema basado en los denominados “derechos históricos” (estabilidad relativa).

El tema de las subvenciones al sector también crea muchas diferencias entre los Estados miembros. Las opiniones, muy variadas, van desde abolir prácticamente todas las subvenciones, hasta mantenerlas tal y como están.

Algunos de los Estados miembros, antes de adoptar sus posturas iniciales, llevaron a cabo una consulta nacional para recoger las opiniones de los grupos de interés. Estas opiniones y posturas quedaron expuestas durante reuniones ministeriales de la UE y normalmente se pueden consultar en la página Web del ministerio de cada Estado miembro.

POSTURA DEL PARLAMENTO EUROPEO

El Parlamento Europeo decidió elaborar un denominado Informe sobre el Libro Verde sobre la reforma de la PPC para así contribuir al proceso de consulta y adoptar una postura inicial. Dicho informe se sometió a votación en el pleno del PE en febrero de 2010. Expone la postura de la institución en relación a los fallos de la PPC y a las medidas que deben tomarse.

El Parlamento Europeo desempeñará un papel de primer orden en el proceso de reforma de la PPC y no hay duda de que su postura se desarrollará y cambiará en los años de la reforma. Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo ha adquirido por primera vez un nuevo poder legislativo que le concede el derecho de codecisión para las propuestas legislativas presentadas por la Comisión Europea en relación a la PPC.

A principios de 2011, eurodiputados de todos los principales grupos políticos formaron una alianza interpartidaria para abogar por la reforma de la PPC llamada Fish For the Future. Para más información, véase el artículo correspondiente de CFP Reform Watch: Campaña de los MPE para lograr un cambio radical en la reforma de la PPC

POSTURA DE LOS GRUPOS DE INTERÉS

Más de 350 organizaciones, individuos, entidades científicas, gobiernos regionales, autoridades locales y gobiernos de países extracomunitarios han expresado su opinión en la consulta. El amplio espectro de grupos participantes va desde las asociaciones del sector pesquero hasta las ONG ecologistas, pasando por las organizaciones de desarrollo y las autoridades portuarias.

Todas las propuestas están disponibles en la página Web de la consulta de la PPC.

Desde que presentaron sus puntos de vista a la consulta sobre la PPC, las partes interesadas vienen desarrollando posiciones más detalladas sobre la reforma. También se han creado coaliciones para desarrollar o apoyar determinadas propuestas. Algunas de dichas coaliciones cruzan las fronteras ideológicas entre distintos grupos interesados. Para más información, véanse los siguientes enlaces:

Be Sociable, Share!